Los arqueólogos israelíes anunciaron el descubrimiento de una carretera de 2.000 años de antigüedad, de la época romana. La carretera es conocida como "la carretera del emperador", fué descubierta el febrero último, cerca de Bet Shemesh.

Arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) hicieron el descubrimiento durante una excavación en la área, antes de la construcción de un oleoducto donde se encontraron varias monedas antiguas, una de la Gran Revuelta, una moneda de Agripa I de 41 dC Moneda del período Omeya y una moneda de Poncio Pilato, prefecto de Judea.

Según la directora de la excavación, Irina Zilberbod, el camino era una "arteria principal que conectava los asentamientos grandes de Eleutheropolis (Bet Guvrin) y Jerusalén" y se cree que se construyó alrededor del tiempo de la revuelta de Bar Kojba (132- 135 dC) o antes.

Ella declaró oficialmente a la IAA que "El camino que descubrimos, que hace 2.000 años ... tenía hasta 6 metros de ancho, continuó por una distancia de aproximadamente 1,5 kilómetros, y aparentemente estaba destinado a vincular el asentamiento romano que existía en la vecindad de Beit Natif con la carretera principal conocida como "La Carretera del Emperador".

Zilberbod explicó que hasta el período en que se construyó la carretera "la mayoría de los camiños del país eran senderos improvisados", sin embargo, durante el período de los romanos "como resultado de campañas militares y otras, la red nacional e internacional de carreteras comenzó a desarrollarse de una manera sin precedentes. El gobierno romano era muy consciente de la importancia de los caminos para el buen funcionamiento del Imperio ".

La Autoridad de Antigüedades de Israel anunció que el camino será preservado y se convertirá en una marca histórica.

 

Este artículo fué originalmente publicado en Behold Israel, 7 de marzo de 2017, re-publicado acá con permiso.