A pesar de que más de 30 países, la mayoría de ellos árabes, carecen de relaciones diplomáticas con el estado de Israel y algunos incluso recusan reconocer la nación desde su renacimiento en 1948, muchos están trabajando extraoficialmente y hasta mismo secretamente con empresas israelíes, especialmente en el campo de la tecnología.

La mayoría de los países que oficialmente boicotean a Israel están en la Liga Árabe, y la mayor parte de estos están en el Medio Oriente. Algunos estados que incluso inicialmente tenían relaciones oficiales con Israel, desde entonces han cortado o suspendido estos lazos.

Sin embargo, en los últimos años, está ocurriendo lo opuesto. Naciones como Arabia Saudita y otros países musulmanes ricos en petróleo han desarrollado un nivel de cooperación estable con empresas israelíes a pesar de la falta de relaciones diplomáticas oficiales. La importancia de la tecnología israelí acompañada de la necesidad de estos países, ha desafiado los boicoteos y las medidas de seguridad que han tenido lugar durante décadas.

Evitando la burocracia de los viajes (los israelíes tienen prohibido entrar en ciertas naciones árabes) ha sido un reto, pero con un poco de creatividad y un montón de seguridad, los israelíes han estado volando a lugares como Abu Dhabi para llevar a cabo su trabajo.

Por ejemplo, AGT International, una empresa de tecnología israelí con sede en Zurich, Suiza, fue responsable de la instalación de cámaras, sensores y lectores de matrículas a lo largo de la frontera internacional de Emiratos Árabes Unidos y en otros lugares en Abu Dhabi. Al volar un Boeing 737 sin marcar desde Tel Aviv a Chipre o Jordania, docenas de ingenieros israelíes volaron luego a Abu Dhabi, disfrazando su nacionalidad y manteniendo un perfil bajo. Incluso tenían transmisores de ubicación y botones de pánico en caso de problemas de seguridad, pero afortunadamente nunca los necesitaron, según un informe en Bloomberg Business Week.

Otra relación exitosa pero secreta entre Israel y Arabia Saudita es IntuView, un minero de datos en el web profundo y oscuro. Shmuel Bar, un especialista de seguridad de Israel, modificó algoritmos capaces de detectar amenazas terroristas escudriñando mensajes en las redes sociales. Sus clientes incluyen agencias de policía, de frontera y de inteligencia por toda Europa y los Estados Unidos.

Sorprendentemente, hace dos años Bar recibió un correo electrónico de alguien en Arabia Saudita invitándolo a hablar sobre su tecnología vía Skype. Usando tecnología clandestina de vida real que pudiera ocultar la identidad israelí de IntuView, accedió a instalar IntuScan para ayudar a los sauditas.

"No es como si fui en busca de esto, vinieron a mí," dijo Bar.

Tan inusual como parece el proporcionarle un servicio al "enemigo", Bar dijo que mientras las personas que ayudara no sean hostiles hacia Israel, él está dispuesto a ayudarles.

Rompiendo todos los estereotipos, Bar dice que se reúne con los árabes de Arabia Saudita y otros estados del Golfo cuando está en conferencias y otros eventos en el extranjero. Él insiste que el comercio y la colaboración de tecnología e inteligencia están realmente floreciendo entre esos países e Israel.

"El boicot árabe?" dijo. “No existe.”