En una serie de movimientos diplomáticos trepidantes, Benjamin Netanyahu está aprovechando las nuevas oportunidades en América y el Reino Unido para darle jaque mate a las ambiciones nucleares de Irán, una amenaza que considera a una escala mayor que otras.

Dos agentes de inteligencia superiores israelíes se reunieron con asesores superiores de seguridad de Estados Unidos del Presidente Donald Trump en Enero, por segunda vez desde su victoria en las elecciones de noviembre. Yossi Cohen, jefe de la agencia de inteligencia Mossad, Yaakov Nagel asesor de seguridad nacional, y el Embajador de Israel en los E.E.U.U. Ron Dermer coordinaron con el nuevo asesor de seguridad nacional Michael Flynn y otros ya que Israel pretende entrar en una colaboración de seguridad mucho más cercana con América que la que tuvo durante los años díscolos de la presidencia de Barack Obama. Irán, la situación en Siria y las relaciones con los palestinos encabezaron la agenda.

Como si confirmara las preocupaciones de Netanyahu, Irán probó un misil balístico el 29 de enero en contra del acuerdo nuclear controversial del 2015 que Obama hizo con Irán y cinco otras potencias mundiales.

"A partir de hoy estamos oficialmente dándole aviso a Irán", dijo Flynn.

Estados Unidos impuso nuevas sanciones a Irán, con el secretario de defensa James Mattis nombrando al estado islámico "el mayor estado patrocinador del terrorismo." Mientras tanto, Trump tuiteó, "Irán juega con fuego, no aprecian lo 'amable' que el presidente Obama fue con ellos. ¡Yo no!"

En el principio de febrero, el presidente Putin de Rusia defendió a Irán, curiosamente negando su implicación terrorista. También abogó por una alianza de naciones que se opongan a ISIS, alegando que tal alianza debe naturalmente incluir a Irán.

Al mismo tiempo Netanyahu se reunió con Teresa May en Londres, alentada por su postura favorable a Israel en la reciente Cumbre del Medio Oriente en Paris, solicitando en una rueda de prensa que "las naciones responsables" deberían seguir a los Estados Unidos imponiendo nuevas sanciones a Irán.

"Irán busca aniquilar a Israel, pretende conquistar el Medio Oriente, amenaza a Europa, amenaza al Occidente, amenaza al mundo," dijo. "Y ofrece provocación tras provocación."

Sin embargo, May no flaqueó en su compromiso con el acuerdo de Irán.

"Apoyamos el acuerdo nuclear que fue acordado. Lo que debe ocurrir ahora es que debe ser correctamente aplicado y vigilado," dijo a través de un portavoz.

Netanyahu, que ha presentado cinco ideas para revisar el acuerdo de Irán, visitó la Casa Blanca el 15 de febrero. El establecimiento de seguridad de Israel, incluyendo el Mossad, las Fuerzas de Defensa de Israel y la Inteligencia Militar realmente apoya el acuerdo nuclear existente y se opone a sus intentos de revisarlo. Queda por ver si el establecimiento de seguridad de Estados Unidos apoyará a Trump para lograr un cambio.

Otra opción es que los EE.UU. deberían suministrarle a Israel las últimas bombas rompebúnkeres de modo que el estado judío pueda destruir las instalaciones nucleares subterráneas de Irán, como lo hizo anteriormente en Siria e Irak. El ex secretario de defensa estadounidense Ashton Carter declaró en el 2015 que tales bombas, destinadas a penetrar las instalaciones subterráneas de Irán, estaban "listas para usar."

La amenaza de Irán no es sólo nuclear, sino territorial. Está aliado con el régimen sirio y Hezbolá, que opera en el Líbano. A lo largo de la frontera sur del Golán hay milicias afiliadas al Estado Islámico. Si los aliados de Irán obtienen este territorio presentarán una amenaza inmediata a la frontera de Israel. Más al norte, el ejército sirio está ganando territorio, respaldado por la milicia más mejorada y aguerrida de Hezbolá, lo que crea una amenaza potencial entre las fronteras de Siria y el Líbano combinadas. Hasta ahora Israel no se ha involucrado en la guerra de Siria, excepto para destruir transferencias de armas de Hezbolá en operaciones coordinadas con Rusia. Además, Ehud Yaari, comentarista veterano del Medio Oriente para el canal Channel 2 News de Israel, dijo que el objetivo estratégico de Irán es que sus militares accedan la frontera de Israel.

"Establecer un corredor de tierra entre Irán y Hezbollah en el Líbano, llegar al Mediterráneo y la frontera de Israel desde Irán a través de las regiones chiítas de Irak, a través del desierto occidental iraquí, uniéndose a Assad y Hezbollah. Estratégicamente esta es la mayor amenaza para Israel hoy en día", dijo según la BBC.

La participación y decisiones estratégicas regionales de Rusia serán bien para activar y envalentonar a Irán, o para limitar sus opciones. Los indicadores de una alianza emergente entre Rusia, Turquía (con el segundo mayor ejército de la OTAN) e Irán son el peor de los casos si Rusia se alinea con el sentimiento iraní anti-israel.