Después de semanas de calma relativa, la violencia que inició en septiembre de 2015 continuó su flujo constante el domingo 8 de enero, cuando un conductor árabe estrelló su camión contra un grupo de soldados israelíes de visita en un mirador de Jerusalén, matando a cuatro e hiriendo a 16.

Los soldados estaban de visita en la capital en un día fresco pero soleado en lo que se conoce como “Domingos de Cultura” – cuando las tropas visitan importantes sitios nacionales e históricos. El conductor dio la vuelta a la esquina a toda velocidad y luego se subió a la acera, donde los soldados se acababan de bajar de su autobús.

Después de haberse estrellado contra los soldados, la mayoría a finales de su adolescencia y poco más de 20 años, el conductor dio reversa y pasó por encima de algunas de las víctimas. Los soldados y un ciudadano armado le dispararon y lo mataron.

Yael Yekutiel, 20, Shir Hajaj 22, Shira Tzur, 20, y Erez Orbach, 20, fallecieron en la escena del crimen. Un soldado permanece hospitalizado en estado crítico.

Al visitar la escena del ataque, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu dijo que el terrorista era un partidario de ISIS y estableció conexiones entre este incidente y ataques similares con camiones en Berlín y Niza

“Conocemos la identidad del atacante y según todas las indicaciones es un partidario del Estado Islámico,” dijo Netanyahu. “Acabo de venir de una reunión con el ministro de defensa, el jefe de estado mayor, el jefe de la Shin Bet y otros, sobre los pasos que debemos tomar. Sabemos que hay una secuencia de ataques terroristas. Definitivamente podría haber una conexión entre ellos, de Francia a Berlín, y ahora Jerusalén.”

El conductor fue identificado como Fadi al-Qanbar de Jabel Mukaber – el barrio colindante a Armon Hanetziv.

Esta oleada particular de disturbios en Israel ha sido marcada principalmente por apuñalamientos de lobos solitarios y embestidas deliberadas con vehículos.

El ataque ocurrió en la vía de ‘Haas-Sherover Promenade’ en Armon Hanetziv, el barrio donde comenzó esta revuelta en Rosh Hashanah en el 2015, cuando jóvenes árabes lanzaron piedras contra un carro, causando que el conductor perdiera el control del vehículo, se estrellara y muriera.

Desde entonces, el barrio ha estado tenso ya que limita con Jabel Mukaber. Los residentes informaron una larga temporada de delitos menores antes de la revuelta, acusando a los árabes del pueblo fronterizo de haber lanzado cócteles molotov a casas e incendiar carros. Pero ningún herido o muerto había sido reportado y los incidentes nunca llegaron a los titulares.

Cuando la revuelta reciente comenzó, Armon Hanetziv se encontró en primera línea. Las FDI colocaron puestos de control y realizaron varias detenciones de personas colándose con cuchillos en su poder. El barrio atribulado también fue el sitio de un importante ataque en un autobús en el que tres personas fueron disparadas y acuchilladas hasta la muerte por dos terroristas.

“Pedid por la paz de Jerusalén;
Sean prosperados los que te aman
Sea el shalom dentro de tus muros,
Y el descanso dentro de tus palacios.”
Salmos 122:6-7