El experto del Monte del Templo habla sobre su descubrimiento de la inscripción de Nuba: cómo ocurrió, porqué causó una sensación, y qué revela sobre la admiración islámica de los primeros tiempos por el judaísmo.

 

Como director del parque nacional de los Muros de Jerusalén, Assaf Avraham es un conocedor de la corriente emocionante de descubrimientos arqueológicos en la capital antigua de Israel. El parque es una combinación de varias áreas mundialmente famosas, entre ellas la Ciudad Antigua y sus muros, el Túnel de Ezequías, las excavaciones de la ciudad de David, y el proyecto de filtraje en el Monte del Templo. El proyecto de filtraje es parte del parque nacional de Emek Tzurim, que está bajo gerencia directa de Avraham.

 

Poco después de que él se incorporó al campo de la arqueología en el 2007, Avraham demostró un talento para encauzar los hechos históricos que conducen a los nuevos descubrimientos. Ese año, él publicó una teoría sobre cómo el suelo de mármol del Segundo Templo había sido construido. Eventualmente éste dirigió a los arqueólogos del proyecto de filtraje a ensamblar algunos de estos azulejos de fragmentos de hace 2.000 años tirados por el Waqf islámico durante sus excavaciones del Monte del Templo. En la inauguración reciente de esos azulejos espectaculares reconstruidos (los primeros de este tipo del Monte del Templo) Assaf Avraham fue acreditado por su contribución.

 

KNI: Eso debe haber sido muy gratificante para ti.

 

AA: Sí lo fue. Mi teoría se basa en lo que el historiador judío Josefo escribió sobre la construcción del Segundo Templo. Reconocí su descripción del pavimento de mármol de varios colores en el patio abierto del Templo como técnica romana usada en las casas y palacios más ricos. Puesto que sabemos la apariencia de estos azulejos de otros hallazgos de la época, la teoría nos ayudó a reconocer los fragmentos geométricos en los desechos del Waqf como partes de los azulejos de suelo herodianos.

 

KNI: Tu carrera es en arqueología del Monte del Templo.  ¿Cómo te involucraste con un artefacto Islámico de hace 1.000 años de Hebrón?

 

AA: Fue realmente un accidente. Mi especialidad son los períodos del Primer y Segundo Templo, y acabé informándome acerca de la pieza de Nuba. Pero cuando la vi, supe que tenía que escribir sobre ello. Puedo leer el árabe, pero por si acaso me asocié con Peretz Reuven, que es un experto en escrituras árabes.

 

KNI: Espera... la inscripción de Nuba está dentro de una mezquita en un pueblo pequeño en territorio gobernado por los palestinos.  ¿Cómo tú siendo un judío israelí te informaste sobre ello?

 

AA: ¡La maravilla del internet! Me encontré con la página web de un erudito musulmán, que citó una tesis de una maestría de grado por un estudiante árabe en la Universidad de Jordania, sobre el tema de "las inscripciones antiguas en Hebrón". La versión en línea de esa tesis incluye una foto de esta piedra inscrita en Nuba, y tan pronto la vi, me di cuenta que valía la pena examinarla más de cerca.

 

KNI: ¿Qué tenía que era tan especial?

 

AA: Fue el uso en la inscripción de Bayt al Maqdis. En el estudio de la historia islámica, ese nombre se supone que significa el Monte del Templo, o alternativamente la totalidad de Jerusalén, pero Nuba lo identifica exclusivamente como la Cúpula de la Roca. La inscripción incluso hace una distinción entre esta "casa santa" y la otra estructura famosa en el Monte, la Mezquita de Al Aqsa.

 

KNI: ¿Peretz Reuven y tú tuvieron dificultades en obtener permiso para estudiar la piedra de Nuba, ya sea de la Autoridad Palestina o de la seguridad israelí?

 

AA: No lo intentamos. Aunque el pueblo de Nuba está técnicamente en la zona B, bajo control conjunto palestino e israelí, no había manera de que nosotros como judíos israelíes pudiésemos ir allá sin peligro. Envié a un fotógrafo árabe que tomara fotos de alta resolución de la piedra. No puedo incluso darle crédito debido aquí, porque identificarle podría poner en peligro su vida.

 

KNI: ¿Piensas que los residentes de Nuba se han dado cuenta de la importancia de la inscripción en la pared de su mezquita?

 

AA: Estoy seguro que no. Solamente mi fotógrafo tenía alguna idea que era importante, pero aún él sabía solamente que un arqueólogo israelí deseaba estudiarla.

 

KNI:  Tú destacaste en otras entrevistas que al usar este nombre Bayt al Maqdis, que es realmente del hebreo Beit ha-Mikdash, el Templo judío, la inscripción de Nuba no es única. ¿Pero que tan común es? ¿Sólo fue utilizado en los primeros tiempos del Islam?

 

AA: No, ese nombre aparece mucho, desde los primeros tiempos del Islam hasta hoy. Es sólo la interpretación que ha cambiado. Primero, era otro nombre para la Cúpula de la Roca, más tarde vino a significar el Monte del Templo, y después se usó para referirse a toda Jerusalén. El uso más irónico de todos, en mi opinión, es un grupo terrorista en el Sinaí afiliado con ISIS, o Da'esh, que se está llamando Ansar Bayt al-Maqdis. La traducción aceptada es “partidarios de Jerusalén.”

 

KNI: Pero hace mil años, habría significado los “¡partidarios del Tercer Templo!” Has explicado antes que la Cúpula de la Roca se consideraba por los primeros musulmanes como el Tercer Templo.

 

AA: Sí, pero no un Tercer Templo judío. Ellos se veían a sí mismos como los "judíos nuevos" o el "verdadero Israel", llamado a reconstruir el Templo para la adoración universal de un Dios, como Mahoma lo proclamaba.

 

KNI: Suena como la Teología de Reemplazo que se encuentra en algunas ramas del cristianismo. Entonces si los musulmanes eran los "nuevos judíos", ¿por qué, en tu opinión, confiaron los primeros gobernantes islámicos el mantenimiento de este lugar santo a los "viejos judíos" por así decirlo?

 

AA: Esta es una parte de la historia que necesita más investigación. Pero lo que probablemente ocurrió fue que cuando los musulmanes expresaron un interés en reconstruir la casa de Dios en el Monte del Templo, los judíos estaban intensamente interesados y se involucraron en cualquier forma que podían. Y ya que los judíos eran conocidos por poseer el conocimiento de cómo el Templo funcionaba, los gobernantes islámicos se dirigieron a ellos como socios para reiniciar las tradiciones y rituales del Templo.

 

KNI: Sí, describes algunos de esos rituales en tu video sobre el hallazgo de Nuba. Una de las cosas notables acerca de la inscripción fue que dio el primer lugar de honor a la Roca que está dentro de Bayt al-Maqdis, llamándola al-Sakhra. ¿Qué puedes decirnos sobre la creencia islámica de la santidad de esa Roca?

 

AA: Esto es lo más interesante de todo. Fuentes musulmanas, incluso otras además de los citadas en el video, muestran que las tradiciones de culto alrededor de esa Roca imitaban las tradiciones judías. Por ejemplo, verter aceite sobre ella, y quemar incienso sobre y alrededor de ella. Incluso realizarían estos ritos en los mismos días que los judíos estaban leyendo el rollo de la Torá, al igual que hoy, eran todos los lunes y los jueves. Los primeros musulmanes también tenían una tradición de cubrir la Roca con un manto, como el Parojet o el velo del Templo que encubría el Lugar Santísimo.

 

KNI: Fue sorprendente leer la cita de una fuente musulmana, que aquellos que iban al Bayt al-Maqdis a orar serían "purificados de todos sus pecados". Incluso la tradición sobre la Ka'aba en la Meca, que todo aquel que toca o besa la piedra negra recibirá perdón, es un ritual mágico que existe antes del Islam; y el famoso califa Umar ibn al-Khattab, cuyo nombre está en la inscripción de Nuba, no creía que la piedra Ka'aba tenía poder alguno. ¿Existían algunos otros lugares donde los musulmanes creían que podrían recibir perdón por sus pecados simplemente por orar allí, excepto el Monte del Templo en Jerusalén?

 

AA: No he oído de ningún otro.

 

KNI: Has mencionado monedas musulmanas del siglo VIII que muestran el Candelabro (Menorá) del Templo. Han fechado la inscripción de Nuba al siglo X. Así que este reconocimiento del carácter judío del Monte del Templo, y aún una reverencia por las tradiciones y los símbolos judíos, continuó por casi 400 años. ¿Cuándo y por qué dejó de ser parte de la cultura islámica?

 

AA: Es importante tener en cuenta que toda esta historia fue antes de las cruzadas, que comenzaron en 1095. El Islam antiguo intentó combinar las dos religiones bíblicas; la intención no era hacer una nueva, así como reformar las antiguas. Vieron a Mahoma como el Mesías de la Biblia, y tomaron de las enseñanzas judías y cristianas. A los judíos que recibieron esta idea se les encargaron los rituales que se realizaban sobre y alrededor de la Roca. El mismo diseño de la Cúpula de la Roca sigue el patrón de las iglesias del sexto siglo que se encuentran por todo Israel. El techo con cúpula, la forma de octágono, los pilares y diseños decorativos, es de toda la arquitectura bizantina.

 

Fue tan sólo después de que los cruzados conquistaron Jerusalén y mataron a tantos musulmanes que la fe islámica en esta región se convirtió en militante. Fue muy traumático para ellos. Pienso que llegaron a creer que el cristianismo, y quizás el judaísmo también, nunca cooperarían en una reforma religiosa. Las relaciones con los judíos seguían siendo buenas en otros niveles, pero cuando se trataba de la religión, los musulmanes se deshicieron de los símbolos judíos y cristianos y siguieron su propio camino.

 

KNI: Tu investigación sobre la inscripción de Nuba, y su significado para la historia islámica, se ha publicado en decenas de millares de sitios web, pero no vi ningún sitio web islámico publicarlo. ¿Te ha contactado algún erudito islámico o han mostrado algún interés en tu descubrimiento?

 

AA: El Ministerio de Relaciones Exteriores israelí tiene un sitio web en árabe, y publicaron el hallazgo de Nuba en su página de Facebook. Hay de hecho muchas respuestas sobre ello, pero están todas en árabe. No obstante, no espero que el mundo musulmán se emocioné sobre este hallazgo. Para ellos, Bayt al-Maqdis es sólo un nombre para Jerusalén. No se les enseña sobre los orígenes de su religión.

 

KNI: ¿Esa ignorancia deberá ser algo a lo que nos resignemos? Parece irónico, incluso trágico, que los judíos y los cristianos son informados de mejor manera sobre los orígenes del Islam que los musulmanes.

 

AA: Estoy de acuerdo. Sólo podemos hacerles bien al abrirles los ojos a su propia historia. Ésta es su identidad, y la verdad los beneficiará, aunque sea traumático para que oigan: “¿saben de que sus antepasados construyeron el Tercer Templo?”

 

KNI: El Waqf islámico, que supervisa el Monte del Templo, parece obsesionado con intentar destruir todos los rastros de la presencia judía allí. ¿Hay esperanza alguna que el Islam moderno reconocerá una vez más la historia judía como lo hizo una vez el Islam de lo primeros tiempos?

 

AA: Bueno, en cuanto al Waqf, no están buscando deliberadamente destruir artefactos del Monte del Templo. La destrucción realmente indignante en la década de 1990, que produjo las montañas de fragmentos que impulsaron el proyecto de filtraje en el Monte del Templo, era simplemente un producto que resultó de su construcción de la mezquita subterránea en la zona llamada los Establos de Salomón. Fue muy destructivo y se hizo sin coordinación con la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI). Pero desde entonces, la cooperación entre la AAI y el Waqf ha sido mejor.

 

Hay casos más pequeños de destrucción, que los medios de comunicación tienden a exagerar como una continuación de la década de 1990. Eso sí, creo que si el Waqf encontrara un artefacto con una inscripción hebrea, lo romperían. Pero en su mayoría sólo utilizan lo que encuentren bajo el Monte del Templo. En estos días la Autoridad de Antigüedades está supervisando de cerca lo que está haciendo el Waqf.

 

KNI: ¿Si nuestros lectores quisieran tener tu conferencia sobre el Monte del Templo, cómo se pueden contactar contigo?

 

AA: Me encanta dar conferencias a audiencias judías y cristianas. Pueden contactarme por correo electrónico a: assaf.avraham.arc@gmail.com