Proveedores de madera musulmanes árabes consolaban a un rabino en el norte de Haifa al ofrecer ayuda gratuita y provisiones para reparar una sinagoga conservadora.

“Se me aguaron los ojos cuando escuché lo que estaba pasando. Era tan conmovedor escuchar que los musulmanes estaban pidiendo hacer donaciones a una sinagoga judía,” dijo el Rabino Dubi Haiyun a Ynet News. “Les he invitado a las oraciones de la tarde para agradecerles personalmente.”

La sinagoga Moriah en el barrio de Ahuza fue dañada después de los incendios recientes que se propagaron fuera de control en varios lugares por todo Israel. Haifa fue duramente afectada con alrededor de 500 propiedades completamente destruidas y otras 1.300 dañadas. El momento para pelear contra los fuegos era crucial: dos minutos antes y “lo hubiéramos perdido todo”, estimó Haiyun.

[caption id="attachment_23320" align="alignright" width="225"]Incendios en Haifa, Libros de la sinagoga Libros quemados en la sinagoga Moriah en Haifa. (Foto: Facebook, Rabino Dubbi Hayiun)[/caption]

El proveedor de madera, Walid abu-Ahmed confundió expectativas con su respuesta generosa a la pérdida de la congregación: cuando la sinagoga pidió una cotización de las reparaciones, él y su compañero Ziad Yunis ofrecieron la madera gratis. El carpintero Shachar Sela también proveyó mano de obra sin costo.

“Judíos y árabes viven juntos en Haifa, y no hay discriminación,” dice abu-Ahmed. “Debemos continuar con esta convivencia y promover la paz.”

Haifa sigue siendo un bastión de convivencia pacífica entre la población mezclada de judíos, musulmanes, cristianos y drusos. A diferencia de Jerusalén, las comunidades de Haifa están integradas principalmente alrededor de la ciudad, en vez de tener residentes viviendo en zonas separadas.

Una señal clave de esta unidad en Haifa es el presente festival de comida con 25 chefs representando a cada comunidad, que espera atraer a más de 40.000 visitantes. El festival del 2015 tomó lugar en medio de una matanza nacional, un terrorismo que casi no tocó la ciudad del norte.

Mientras que algunos de los incendios se cree que fueron provocados con motivos de terrorismo islámico, la policía todavía está investigando.

Frente al mal, permanecen aquellos que viven las palabras de un carpintero judío que dijo hace unos 2.000 años atrás: “bienaventurados son los pacificadores” (Mateo 5:9)

“Todos somos personas. Llamo a todos los ciudadanos, árabes y judíos en todo lugar, que continúen en convivencia. Todos queremos vivir vidas felices, “ insistió abu-Ahmed.