Probablemente no ha escuchado esto en los medios dominantes, pero los más altos dirigentes de Israel están instando al pueblo judío a que se lean la Biblia, la Biblia entera, versículo por versículo, capítulo por capítulo.

¿Se puede imaginar al Presidente Obama o cualquier otro líder americano haciendo un llamado al pueblo americano a leerse la Biblia? Tampoco yo.

Dada la tendencia general hacia la secularización aquí en Israel, esto es un acontecimiento sorprendente pero bastante alentador. Estoy seguro que muchos de ustedes se muestran escépticos, pero realmente sí es cierto. A continuación lo más reciente.

El Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu inició el nuevo año escolar aquí animando a los niños a que redescubrieran la Palabra de Dios y las raíces bíblicas de su patrimonio judío.

“Primero que todo, el estudio de la Biblia,” dijo en agosto. "'Conocimiento' es una palabra de crítica. Queremos darlo [conocimiento de las Escrituras] a cada niño y niña en Israel, judíos y no judíos como uno solo, religiosos y seculares. Esta es el fundamento del nuevo mundo, y el fundamento de Israel  como una nación fuerte en el mundo."

La semana pasada, el primer ministro y su esposa Sara albergaron otro grupo de estudio bíblico ocasional en su residencia oficial como parte de una serie.  Discutieron (entre otras cosas) la conexión bíblica que tienen los judíos con el Monte del Templo, a pesar de un voto de la ONU reciente negando que los judíos tengan tal conexión.

La Familia Netanyahu organizó su primer grupo de estudio bíblico en casa en diciembre del 2011, como reporté en aquel tiempo. Al hacerlo, continuaron una tradición que primero inició David Ben Gurion y luego Menachem Begin pero escasamente fue repetida por otros primeros ministros israelíes. Su objetivo declarado era establecer un ejemplo para la nación y “perpetuar un amor por la Biblia.” [Visitar aquí y aquí para ver cobertura de otros estudios bíblicos que han organizado.]

Mientras tanto, el Presidente israelí Reuven Rivlin y varios funcionarios del gobierno han lanzado algo que llaman el “929 Initiative” (la Iniciativa 929).

Esto es un maravilloso y encomiable esfuerzo de animar a todos los israelíes (aún los más seculares y no religiosos entre nosotros) a que lean un capítulo de las Escrituras judías al día, todos los días hasta que hayan leído todos los 929 capítulos.

Rivlin y sus colegas inauguraron la iniciativa de $12 millones en diciembre del 2014. Desde entonces, han estado animando a los israelíes a que continúen leyendo versículo por versículo, capítulo por capítulo todo la Biblia hebrea completa o "Tanaj" hasta que todos terminen juntos en el verano del 2018 para el 70o aniversario del renacimiento profético del Estado Judío.

[caption id="attachment_24051" align="aligncenter" width="640"]President Reuven Rivlin addressed a Bible study session of the '929 Initiative', which promotes regular Torah study with a focus of social issues (Photo: www.president.gov.il) El Presidente Reuven Rivlin dirigió una sesión de estudio bíblico del '929 Initiative', el cual promueve estudio regular del Torá con un enfoque en asuntos sociales (Foto: www.president.gov.il)[/caption]

Hay un sitio web bastante impresionante y sofisticado dedicado al proyecto, con israelíes de toda clase, con una amplia variedad de trasfondos, escribiendo artículos de lo que piensan acerca de los versículos que están leyendo. También hay un aplicativo que ayuda a que los israelíes recuerden qué capítulo se supone que deben leer cada día y les ayuda a registrar su progreso.

A continuación hay varios artículos sobre la iniciativa. Se los recomiendo para su atención.

Quería señalarlo a su atención en la medida que celebramos Sucot, o la Fiesta de los Tabernáculos (también conocida como "Fiesta de las Enramadas"). ¿Por qué? Porque en el Torá, Moisés le ordenó al pueblo que leyera todas las Escrituras de principio a fin cada siete años. Lamentablemente, este es un mandamiento que muchos, por no decir la mayoría, de mis compatriotas judíos han olvidado, o no conocían en primer lugar.

"Y les mandó Moisés, diciendo: Al fin de cada siete años, en el año de la remisión, en la Fiesta de los Tabernáculos, cuando viniere todo Israel a presentarse delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere, leerás esta ley delante de todo Israel a oídos de ellos. Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley." – Deuteronomio 31:10-12

Algunas de mis historias favoritas en la Biblia son cuando el Rey Josías convocó a la nación de Judá para escuchar la Palabra del Señor leída a ellos en su totalidad, y cuando Esdras y los sacerdotes leyeron toda la Biblia ante la nación de Israel antes de regresar desde su cautividad babilónica y persa a la Tierra.

Varios años atrás, organizamos una conferencia central cuyo tema principal fue "El Poder de La Palabra."

Varios de los conferencistas enseñaron sobre esta historia mayormente olvidada de los líderes judíos llamando a la nación a que regresase a las Escrituras; si está interesado en ver los vídeos de esas enseñanzas y otras por favor haga clic aquí.

Estoy agradecido con Netanyahu y Rivlin y otros líderes que están llamando a nuestra gente a regresar a la lectura de la Biblia de tapa a tapa. ¿Podrá unirse conmigo en oración para que más judíos (y gentiles) respondan a su llamado? ¡Muchas gracias y 'Chag Same’ach' felices fiestas desde Israel!

Este artículo apareció originalmente en el Blog de Joel C. Rosenberg, Octubre 17, 2016, y fue publicado de nuevo con permiso.