Por décadas, los judíos mesiánicos en Israel han luchado por convencer a sus ciudadanos compatriotas que ellos también son judíos, pero la mayoría de sus persuasiones han sido recibidas con escepticismo y, a veces, con completa hostilidad. Hasta hace poco.

Poco después que Yaakov Katz fuera nombrado Editor Jefe del Jerusalem Post, escribió de la inclusión de Israel como una sociedad que incluye cuatro corrientes de judaísmo. Después de haber leído el artículo, Terri y Eric Morey de Poriya rápidamente aprovecharon la oportunidad de escribir una respuesta en las notas del editor del 13 de mayo.

“En su excelente artículo ‘El filo cualitativo de Israel’, Yaakov mencionó que hay cuatro corrientes de judaísmo (ortodoxo, conservador, reformista y reconstructor),” escribió Terri. “Pero quiero asegurarle que hay por lo menos cinco, y que una de ellas es el judaísmo mesiánico.”

“El Jerusalem Post publicó la carta de Terri (sin cambios a su contenido) en el diario en inglés que tiene una circulación de 50.000 y recibe unas 3 millones de visitas al mes en su sitio web.

El periódico tituló la carta de Terri, “¡Todavía somos judíos!”

Para los mesiánicos, ser  judío y a la misma vez creer que Yeshua es el Mesías no sólo es bíblico sino lógico. El  judaísmo convencional, sin embargo, todavía está por fusionar las dos creencias aparentemente distintas. Después de siglos de persecución cristiana a los judíos ‘en el nombre de Cristo’, y conversiones forzadas al cristianismo, un temor y sospecha profundamente arraigados hacia los seguidores de Yeshua puede ser comprensible. Los Moreys esperan que esta carta sea un paso hacia adelante en cambiar esa percepción.

“He estado viviendo aquí por 33 años y no recuerdo habiendo leído algo en prensa secular que nos permitiera decir quiénes somos,” le dijo Terri a Kehila News. “El judaísmo mesiánico debería ser considerado como la quinta rama del judaísmo. Ellos no creen que somos judíos, pero si Dios lo pondría en la portada, por así decirlo, si la gente viera la sencillez de este hecho y abriera sus Biblias, se darían cuenta que es la verdad.”

Katz escribió, “No hacemos preguntas relacionadas a cómo los judíos practican y qué es lo que creen. Israel, argumentamos, es la patria para todos los judíos y no pertenece a una sola denominación o corriente.”

Cuando Terri leyó esas palabras ella sabía que Dios había contestado su oración de poder contrarrestar de manera directa la noción que los mesiánicos no son judíos en un foro público.

“La mayoría de los judíos en este país,” dijo Terri, “nos acusan de haber desertado. Pero no hemos dejado de ser judíos; y eso es lo que quiero comunicar.”

Se estima que unos 10.000 a 20.000 judíos mesiánicos viven en Israel, es decir menos del 1 por ciento de la población de Israel. Pero con esta plataforma en los medios recientemente, los Moreys esperan que su carta creará conciencia y responderá las preguntas sobre la creencia judía que Yeshua es el Mesías.

“Cuantas más respuestas reciba el Jerusalem Post a esto, más controversia va a suscitar, y más interés tendrá la gente,” dijo Eric. “Motivamos a que más gente escriba y responda al artículo.”

Eric lidera el Aliyah Action Council (Concilio de Acción de Aliyah), una coalición de ministerios mesiánicos que ayuda a que los judíos puedan inmigrar a Israel, aún judíos mesiánicos que enfrentan obstáculos debido a la MALA percepción de que ellos no son judíos.

“Estas son precisamente las personas a quienes nadie está ayudando y muchos están intentando excluir,” explicó. “Una de las mayores esperanzas con esta carta es poder derrocar ese malentendido de la verdad.”

Ambos originalmente de los Estados Unidos, Terri fue criado como judío secular mientras Eric fue un gentil no religioso. La pareja llegó a ser creyente por separado y unos pocos años después inmigraron a Israel en 1983. Se establecieron en el sector de Tiberias.

Actualmente, los Moreys dedican su tiempo a Kehilat Poriya, una comunidad de unos 40 creyentes que es parte de la Tents of Mercy network (red de Carpas de Misericordia). Eric y Terri fundaron Galilee Experience, un centro turístico en Tiberias, que abrió en 1991. Los Moreys actualmente operan un negocio produciendo calendarios de raíces hebraicas, una empresa hija de  ‘‘Galilee Experience’.

El artículo completo de Yaakov Katz puede ser leído aquí.

La carta de los Moreys (republicada a continuación) puede también ser leída aquí.

¡Todavía somos judíos!

25 de mayo del 2016

En su excelente artículo ‘El filo cualitativo de Israel’, Yaakov mencionó que hay cuatro corrientes de judaísmo (ortodoxo, conservador, reformista y reconstructor). Pero quiero asegurarle que hay por lo menos cinco, y que una de ellas es el judaísmo mesiánico. Hay más de 100.000 seguidores  en tan sólo los EE.UU.

Ciertas personas han concluido que cuando una persona judía cree en Yeshua como el mesías, él o ella ya no es judío/a. Esto es absolutamente erróneo. Si le pregunta a cualquier judío mesiánico si él o ella es judío/a, esa persona le dirá: “Por supuesto que lo soy. Nací judío y moriré judío. Creo en un hombre judío quien cumplió las profecías del mesías judío en las escrituras judías. ¡La idea de que esto me hace un/a no judío/a es absurdo!”

Digamos, en el peor de los casos, que estamos equivocados y que Yeshua no es el mesías judío. Entonces tomemos el caso del Rabino Akiva. Él proclamó que Bar-Kochba era el mesías judío. Hoy en día, sabemos que no es el caso.  No sólo estaba equivocado Akiva, pero su error trajo una enorme catástrofe sobre el pueblo judío. ¿Pero la gente dice que él no era judío? ¿Entonces cómo es que una persona judía que cree en Yeshua como el mesías judío, aunque él o ella esté equivocado/a, ya no es judío/a?

Una de las corrientes más prominentes del judaísmo hoy en día es el movimiento Chabad. Muchos de sus seguidores creen que su último rabino es el mesías judío. Yo creo que no es el caso, pero no tengo duda alguna que estas personas todavía son judías.

Mr Katz nos invitó, como sus lectores, a compartir nuestras opiniones, y estoy contenta que lo hizo. Me muestra que vivimos en un país donde la libertad de culto y libertad de prensa todavía existen.

TERRI MOREY Poriya Illit