Benjamín es un amigo mío que están sirviendo en las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) en la División Armada por más de un año. Decidí hacerle algunas preguntas sobre su fe y sus luchas como creyente en Yeshúa en el ejército israelí:

Mi nombre es Benjamín, tengo 20 años y vivo en la zona de Jerusalén. Nací en Estados Unidos y viví allí antes de hacer aliá con mi familia a Israel. Fui a una escuela secundaria normal y fui alistado en las FDI como cualquier otro joven en Israel. Sirvo como soldado de combate en la División Armada, en la brigada 188. Soy conductor de tanque en el tanque Merkava Mark III.

Ser un creyente en las FDI puede ser sumamente desafiante. De repente me encontré lanzado a un entorno extraño rodeado 24/7 por no creyentes que no me conocían ni sabían lo que era un judío mesiánico. La mayoría de gente nunca antes ha conocido a un judío mesiánico, pero aquellos que sí responden de manera calurosa.

- ¿Cómo respondieron los que te rodeaban a tu fe?

Al principio, la gente está un poco en shock. No están seguros si soy cristiano o si de verdad puedo ser judío y a la vez creer en Yeshúa. Hay algunos que están interesados y hacen preguntas genuinas, pero por otro lado hay aquellos a quien les desagrado e intentan causarme problemas o me hacen preguntas difíciles para meterse conmigo. Siempre intento ser honesto con cada pregunta que me hacen y seguir animado aún cuando parece que no te quieren escuchar, o soló causarte problemas. Al final a la mayoría de gente le acabo gustando y me aceptan, incluso si piensan que para ellos mis creencias no tienen sentido. Aún así, me da la oportunidad de seguir siendo luz para ellos.

- ¿Has experimentado persecución en el ejército?

Han habido varios soldados compañeros en mi entrenamiento que me hacían pasar por momentos muy malos. Me podían hacer la vida muy miserable cuando se burlaban o me molestaban constantemente. Sin embargo, la mayoría no ha sido así y la mayor parte de mi servicio militar no ha sido lleno de estos problemas. De hecho, he encontrado apoyo en mis comandantes ya que me daban tiempo en las mañanas para tener mi tiempo de quietud, mientras los religiosos iban a hacer sus oraciones. También, para mi ceremonia de investidura, mi oficial me sorprendió al proveerme con un Nuevo Testamento junto con la Biblia estándar, especialmente para mí, ¡aunque no pregunté! Además, cuando me alisté en mi unidad, mi oficial estaba muy interesado en escuchar más sobre mi fe y ¡me puso a hablarle a toda la sección durante diez minutos sobre mi fe en Yeshúa!

- ¿Qué te da la fuerza para continuar haciendo lo que haces?

Siempre le estoy haciendo frente a desafíos y dificultades nuevas a través del servicio en el ejército. La verdad, muchas veces me gustaría darme por vencido y salir corriendo. Pero recuerdo que Dios me ha puesto aquí por una razón, y tengo un trabajo importante, protegiendo al pueblo mío en mi nación. Mis padres, y también mis líderes de jóvenes, y muchas personas más, me animan y oran por mí, y me han ayudado tanto en medio de todo.  Debo recordar que lo estoy haciendo todo para Dios y está en sus planes para mí, y las cosas difíciles mejorarán.

- ¿Algunos consejos para nuestros lectores?

Sigan leyendo la Palabra, aún cuando no tienes tiempo ni energía. Tenlo por seguro, la mayoría del tiempo, ¡yo tampoco tengo mucho de ambos! No siempre leo mi Biblia todos los días, pero desearía hacerlo, te fortalece. Además recuerda mantener todo en oración. Dios me ha ayudado en tantas cosas, y en cosas pequeñas que muchos quizás no considerarían importantes, y Él me ha dado las fuerzas para continuar.

Estoy agradecido que Dios me ha puesto en el lugar en el que estoy, aunque no era lo que quería hacer. He aprendido muchas cosas y he crecido como persona, y he conocido a muchas personas maravillosas por el camino. Estoy seguro que Dios seguirá fortaleciéndome al continuar donde estoy o donde sea que vaya a servir en el ejército.

Gracias Benjamín por ser de tanto ánimo a los lectores de Kehila News Israel. ¡Oro que puedas tocar más corazones en las FDI!