Algo increíble esta pasando en Judea, Samaria y Gaza entre lo musulmanes y cristianos árabes tradicionales: el Espíritu Santo está soplando sobre los comienzos de un movimiento de discipulado. Se están formando nuevos equipos en base a zonas geográficas, se están alcanzando nuevas zonas pioneras, y el hacer discípulos se está empezando a extender por toda la Cisjordania y Gaza. Algunas de estas zonas son peligrosas, por no decir más.

En el corazón de este mover esta la Gran Comisión que nos manda a: “enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:20). Uno de los mandamientos de Yeshua es “ama a tu enemigo” y específicamente para el pueblo árabe es el pueblo judío. Hemos visto al Espíritu Santo moverse en formas maravillosas para cambiar sus corazones de tal manera que cumplan este mandamiento.

Un grupo de tres nuevos discípulos palestinos de trasfondo musulmán estaban conduciendo dentro de Cisjordania cuando, como es normal, fueron parados en un control de seguridad por las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel). En el pasado ellos se hubieran quejado y estarían amargados por el tiempo perdido esperando en los controles y despreciarían fuertemente cualquier interrogatorio.

Sin embargo, esta vez el Señor estaba obrando en sus corazones. Se dieron cuenta que el soldado judío también hablaba árabe. Empezaron a compartir del amor de Yeshua con el soldado judío y a animarle a aprender más sobre Él, hasta que a regañadientes tuvo que volver a su turno de guardia. Irónicamente los tres creyentes en Yeshua de trasfondo musulmán, oran para que les paren en los controles de tal manera que puedan compartir del amor de Yeshua con los soldados judíos; con quienes normalmente nunca tienen contacto ni acceso. ¡Están emocionados de amar a sus enemigos y Dios les ha dado un amor especial en su corazón por los soldados!

Ahmed (no es su nombre real) es uno de los líderes de equipo y nunca había entrado en contacto con el pueblo judío. Sin embargo, ahora Dios ha estado haciendo algo en su corazón hacia los israelíes, especialmente al enseñar a otros árabes a amar a sus enemigos.

Recientemente a Ahmed se le dio el permiso militar para cruzar un control israelí y fue en un viaje ministerial a Beerseba con un amigo israelí y compañero de equipo. Mientras comía en un restaurante, el camarero le preguntó a Ahmed de dónde era y el respondió que era de Cisjordania. El camarero dijo que había estado en Gaza como soldado de las FDI en la última guerra y que había perdido un amigo allí. Ahmed se puso en pie, lo abrazó y con lágrimas le pidió perdón por la muerte de su amigo en nombre de su pueblo. El camarero fue tan tocado que también estaba llorando.

Esto llevó al joven camarero a traer a otros dos camareros judíos israelíes a escuchar el testimonio de Ahmed sobre lo que Dios había hecho en su corazón a través de Yeshua. Ellos estaban muy abiertos y hambrientos al mensaje del evangelio por el amor que vieron en los ojos de Ahmed hacia ellos. ¡La conversación continuó hasta que el gerente le recordó a todos los camareros que tenían un trabajo que hacer! Esa noche el Espíritu Santo se movió en el corazón de Ahmed mientras lloraba y se quebrantaba por la salvación del pueblo judío.

“A” es un creyente de trasfondo musulmán que recientemente vino a conocer a Yeshua. Es muy apasionado por compartir el evangelio y hacer discípulos de sus compañeros musulmanes. Recientemente su madre tuvo que ir a un hospital israelí. Mientras estaba en la sala de espera, “A” estaba sentado junto a un hombre judío ortodoxo que estaba en la misma habitación que su madre. “A” entonces le dijo a este hombre su testimonio y como antes era violento hacia los judíos pero Yeshua cambió su corazón.

El hombre judío ortodoxo, que probablemente no escucharía a nadie más hablarle de Yeshua, estaba muy interesado. “A” entonces compartió versículos del Antiguo Testamento en los que Yeshua cumple el rol de Mesías y como Él puede cambiar los corazones. Se dio a si mismo como un ejemplo. El hombre judío ortodoxo se fue y dijo: “me has dado mucho en qué pensar sobre algo que nunca hubiese considerado” y prometió que realmente investigaría a la persona de Yeshua.

Todo empieza con: “ama a tus enemigos”.

[caption id="attachment_19115" align="alignnone" width="580"]Sean Steckbeck con uno de sus nuevos discípulos Sean Steckbeck con uno de sus nuevos discípulos[/caption]

Este artículo apareció originalmente en el reporte de Maoz Israel en enero 2016.